Beira

La ciudad de Beira situada en la costa del Canal de Mozambique en la zona centro del país es la segunda ciudad más grande y poblada de Mozambique por detrás de Maputo, su capital.

Situada en la desembocadura del rio Puwge la ciudad fue fundada a finales del siglo XIX y gracias a su puerto y conexión vía ferrocarril es un importante centro comercial y de transacciones.

La ciudad alberga la Universidad Católica de Mozambique, importante centro docente del país con gran tradición.

Unos de los atractivos de la ciudad lo constituye su catedral construida en parte con las piedras de la antigua fortaleza de San Gaetan. Esta fortaleza construida por los portugueses entorno al año 1512 es considerada como una de las primeras estructuras construidas por el hombre blanco en áfrica austral, situada en la ribera sur de la desembocadura del rio Puwge, la fortaleza se encuentra ahora bajo las aguas del mar.

La zona más turística de la ciudad corresponde a playa Macuti cerca de donde se ubica también otro de los atractivos de Beira, su gran faro. Esta zona a pesar de hallarse aún hoy en cierto estado de descuido resulta de gran atractivo para el viajero.

Fez

La tercera ciudad por número de población en Marruecos es sin embargo su capital espiritual y cultural, refrendada esta afirmación por la UNESCO que la nombró Patrimonio Cultural Universal.

Fez es la primera de las conocidas como ciudades imperiales de Marruecos ya que su fundación se remonta al menos al siglo VIII. La ciudad actual es el resultado de la fusión de dos ciudades en sí mismas; Fes el Bali (ciudad antigua) y Fes el Jedida (la ciudad nueva).

Visitar Fez y su laberinto de calles es una experiencia totalmente inolvidable y que debe ser disfrutada en su justa medida, sus Zocos, por ejemplo, son seguramente los más coloridos del país y podemos encontrarnos con prácticamente todas las propuestas artesanas que se nos ocurran.

Existen un buen número de lugares históricos que ver o recorrer como el palacio de Dar El Makhzen o el Barrio de los Andalusies con su hermosa mezquita de los Andaluces entre gran cantidad de ellos.

Es un placer para los sentidos así mismo recorrer la Gran Talaa, la principal arteria comercial de Fes El Bali con sus innumerables comercios y perder tiempo en contemplar, escuchar y comprar si apetece.

Fez dispone de un buen numero de museos entre los que cabe nombrar entre otros el de Dar Batha o el museo del Borj Nord albergado en un antiguo fuerte del siglo XVI lo que unido a una intensa vida cultural y académica hacen comprender al viajero el porqué del reconocimiento de la UNESCO a esta ciudad.

Fez posee tanto que mostrar que las indicaciones no pueden dejar de ser más que eso, indicaciones, lo verdaderamente agradable es descubrir la ciudad por uno mismo y disfrutar de ese descubrimiento.

Essaouira

Situada en la costa occidental de Marruecos, al este del cabo Sim la ciudad de Essaouira y su media fueron designadas como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

La ciudad tiene un enorme legado histórico que pasa por culturas y países diversos; bereberes, portugueses, españoles, franceses…

Essaouira posee números puntos de interés como el puerto, un autentico en importante puerto pesquero con un gran sabor o la Squala una plataforma elevada a 200 metros cuya función era albergar las baterías de cañones que defendían el puerto.

En la ciudad monumental destacan la duplicidad con sus dos medinas, dos Kasbahs y una judería que retrotraen a tiempos pasados en su visita.

Podemos encontrar también un interesante museo; Sidi Mohammed Ben Abdallah, instalado en la casa de un antiguo Pachá de la ciudad dedicado a la música Andalusi y objetos diversos como alfombras, joyas, armas y representaciones antiguas de la ciudad.

La playa de Essaouira aporta además de los placeres habituales de ese entorno la posibilidad de practicar deportes acuáticos en unas excelentes condiciones; surf y windsurf son los dos más practicados en sus aguas.

Essaouira es la sede de un multitudinario acontecimiento cultural que se celebra anualmente; el Festival Gnaoua. Este festival reconocido internacionalmente reivindica ante decenas de miles de asistentes el patrimonio cultural Gnaoua del país y es acreedor de una gran fama como evento referente dentro de las llamadas músicas del mundo.

Dakhla

En el Sáhara occidental y asentada sobre una estrecha península llamada de Rio de Oro se encuentra la pequeña ciudad de Dakhla.

La ciudad fue conocida durante el siglo XIX y parte del XX como Villa Cisneros, nombre impuesto tras su recolonización por los españoles.

Durante algunos años Dakhla resultó afectada de lleno por los conflictos relativos al Sahara, en los últimos años la ciudad está conociendo un importante impulso económico con el turismo basado fundamentalmente en el mar.

Sus aguas poseen una gran riqueza pesquera pero el plato fuerte para el turista resultan  ser las inmensas y hermosas playas poco pobladas junto a  la posibilidad de practicar deportes marítimos en unas condiciones excepcionales, lo que sumado a la belleza de su fondo marino dan como resultado una muy atractiva estancia.

La ciudad, pequeña, tranquila y por descubrir posee algunos elementos de interés reflejo del pasado colonial como la fortaleza o la iglesia católica y puntos referenciales como la mezquita local que animan al paseo durante el descanso de las actividades acuáticas.

Casablanca

La ciudad más poblada de Marruecos es también su motor económico, financiero y principal puerto del país.

Mundialmente conocida y evocada gracias a la película que lleva su nombre la ciudad es una amalgama de estilos arquitectónicos y un caos circulatorio notable que tal vez no la confieran a primera vista del atractivo de otras ciudades marroquís, sin embargo en su interior alberga atractivos incuestionables.

En la antigua Medina parcialmente rodeada de murallas datadas en el siglo XVI destacan las puertas de Bab Jédid y Bab Marrakech y las mezquitas de Ould El Hamra y Dar El Makhzen.

Merece la pena un buen paseo al borde del mar por La Corniche, paseo que luego convertido en carretera desemboca al barrio residencial de Anfa con sus villas espectaculares.

Una mención aparte hay que dedicarla a los varios morabitos de la ciudad entre los que destacan el de Sidi Abd Er Rahman rodeado por el mar en una roca o los de Sidi Belyout y Sidi Bou Samara, todos ellos con sus leyendas propias.

Pero sin duda y por espectacularidad sobresale de entre las posibles visitas la que puede realizarse a la gran mezquita de Hassan II. Considerada la tercera mezquita más grande del mundo es así mismo el monumento del siglo XX más representativo del país. Situado al borde del océano y elevada sobre la ciudad la mezcla de tradición y modernidad unido a su tamaño y dimensiones generales la convierten en una visión impresionante que además permite la visita.

Agadir

Situada a seiscientos kilómetros al sur de la capital fundada en el año 1500 es una ciudad completamente abierta al océano Atlántico.

Es esta apertura al mar lo que determina el carácter de la ciudad a todos los niveles pero fundamentalmente a nivel turístico.

Si por algo se conoce internacionalmente a Agadir es por su espectacular playa de nueve kilómetros de longitud ribeteada de eucaliptos y tamarindos y dotada de una excelente infraestructura que la convierte en reconocido turístico internacional a lo que contribuye también una buena gastronomía y el ambiente nocturno notable.

Sin embargo Agadir posee más lugares de interés que su hermosa playa, lugares como La Kasbah situada a más de doscientos metros de altura y con una magnifica perspectiva sobre la ciudad o el museo Municipal Bert Flint con una imponente colección de elementos tradicionales del sur de Marruecos.

En los alrededores de Agadir se sitúan las cascadas del Oued Tinkert un hermoso paraje natural cercanas al pintoresco pueblo de Inmmouzer des ida Outanane o la reserva natural de Oued Massa situada en el estuario del rio Massa y que en su seño contienen una gran variedad de aves entre las que destaca el Ibis Calvo o las grandes migraciones de Flamenco Rosa.

Rabat

La capital de Marruecos se sitúa en la costa Atlántica en la desembocadura del rio Bu Regreg. Además de ser la capital es también la segunda ciudad más poblada del país por detrás de Casablanca.

Poblada desde el siglo III AC la ciudad posee un pasado histórico formidable desde sus orígenes. Puerto fenicio, más tarde Cartaginés y finalmente Romano, el pasado condiciona sin duda la fisonomía y carácter de esta ciudad tranquila y hermosa.

Son muchas las visitas y atractivos que la capital de Marruecos ofrece; La media situada entre el estuario del rio y el océano, la Essouïa calle principal y arteria comercial de la ciudad, la mezquita de Mulay Mekki construida en el siglo XIV…

Destaca de manera importante la Kasbah des Oudaias en su mayor parte correspondiente a la época almohade con una de las maravillas de la arquitectura almohada, la puerta de los Oudaias en piedra tallada de color ocre o la calle Jamaa con la mezquita más antigua de la ciudad (siglo XII).

Rabat con su apertura al mar y la multitud de edificios históricos que posee, se revela como una excelente ciudad para saborear a pie, despacio, disfrutando de la vista y también de los sentidos a través de la rica gastronomía con sus particularidades como el té a la menta y los cuernos de gacela.

Oujda

Situada al este de Marruecos y cercana a la frontera con Argelia, la ciudad de Oujda se considera fundada en el siglo X y presenta un interesante patrimonio histórico.

Cercana al Mediterráneo (60 kilómetros) esta ciudad es un buen trampolín para una excursión al bello pueblo de Saidia con su hermosa playa nacida en el delta del Moulouya y una importante reserva natural de aves.

Oudja ofrece atractivos como la plaza del Attarine donde se halla la Gran Mezquita de finales del siglo XIII  y que nos muestra también los restos de la antigua Kasbah. Además de los mercados habituales resulta interesante la visita al centro de comercio de ropa La Kisaria y al antiguo mercado que se situaba en la plaza del Zoco el Ma.

En los alrededores de la ciudad los viajeros encontraran buenos motivos para las excursiones como una visita la Tumba de Sidi Yahia Ben Younes ubicada, según la tradición en un morabito situado en un oasis.

Más alejada pero igualmente atractiva resultará la visita a las gargantas del Zegzel situadas en los montes Beni Snassen sobre la llanura de Oudja,  además del hermoso valle podremos contemplar grutas como la de Las Palomas que fueron asentamientos prehistóricos.

Ouarzazate

Conocida como la puerta del desierto la ciudad se sitúa en la cercanía de las Montañas Atlas y representa un importante centro de turismo y artesanía.

Creado a partir de un punto de abastecimiento de los comerciantes africanos que buscaban la puerta de Europa para sus negocios es a partir del periodo colonial francés cuando la ciudad comienza a crecer y adquirir importancia.

La ciudad es el punto de partida para las excursiones hacia los valles del Draa, Dades y Sous.

Dentro de los puntos turísticos de Ouarzazate se debe destacar la Kasbah de Taourirt con su característica construcción en adobe con torres almenadas, considerada una de las más bellas de Marruecos.  Frente a la Kasbah se ubica el Centro Artesanal con sus talleres donde se fabrican y comercializan objetos de piedra, cerámica y alfombras de bellos colores y delicadas composiciones que poseen una gran fama.

Las cercanías de la ciudad aportan lugares atractivos como la Kasbah de Tifoultoute reconvertida en hotel o el pantano de El Mansour ed Dahbi pero destaca sobre todas Aït Benhaddou, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO este ksar está considerado el más espectacular del sur de Marruecos y permite su visita a fondo que puede culminar en el antiguo torreón de la Kasbah y su impresionante vista de la zona con el Atlas como fondo.

Nairobi

Capital de Kenia, superando los tres millones de habitantes, es también la ciudad más poblada del país.

Posee la dudosa reputación de ser una de las capitales más peligrosas de áfrica por lo que resulta recomendable atender las indicaciones sobre los circuitos turísticos y no aventurarse fuera de ellas.

A diferencia de Mombasa no encontramos en Nairobi un gran interés turístico, además de algunos museos un punto de parada habitual de los visitantes a la ciudad es la casa de Karen Blixen, escritora y autora de la novela África mía, texto en el cual se basa la célebre película Memorias de África. La vivienda ha sido convertida en museo aprovechando la fama de Blixen y ofrece una muestra del estilo de arquitectura colonial  de principios del siglo XX.

Puede resultar interesante la visita a lugares como el orfanato de elefantes o la casa de las jirafas y si no se ha realizado un safari aún estas visitas se convierten en aperitivos de la grandeza natural que nos encontraremos después.

Por último cabría destacar el Parque Nacional de Nairobi, adyacente a la ciudad y con una importante muestra de fauna donde cabe destacar los más de 400 tipos diferenciados de aves que allí habitan.